Sindicación de contenidos
Boletín electrónico
Contacto
Mapa web
Logo de FacebookLogo de Google +Logotipo Twitter
 
boton pinteres
Imprime ContenidoEnviar a un Amigo
 

${estadoCorreo}

 

Cocina americana

BBQ Ribs (Costillas de cerdo)
 
BBQ Ribs (Costillas de cerdo)

Diciembre 2014

Creo innecesario aclarar que cuando hablo de cocina americana me refiero a los EE.UU., porque en otro apartado hemos estudiado la cocina mexicana, que es tan americana como la neoyorquina.

En España tenemos una visión muy estereotipada de la forma de comer en ese vasto país, algo así como esos zoquetes que creen que en España seguimos viajando en burro y toreando morlacos por las calles.
En mis tiempos mozos había dos tipos de americanos, los vaqueros que cabalgaban con las grandes manadas y solo comían alubias en lata, y los elegantes dandys de Hollywood que pedían sofisticadas especialidades francesas que siempre dejaban en el plato sin tocar porque la deslumbrante vedette le dejaba plantado.
Luego vinieron las películas de policías y ladrones, pizzas, sandwiches y brikcs de cocina china que comían en la oficina, aunque en las que se desarrollaban en California o Florida, de vez en cuando comían algún taco en un puesto ambulante.
También tenemos el maldito pavo del día de acción de gracias y las tartas caseras que una vecina pesada se empeñaba en regalar a la familia recién instalada, pero el último gran giro lo dio el concurso Top Chef de Gordon Ramsay que nos ha epatado al mostrar que hasta unos niños de ocho años preparan unas sardinas con hortalizas en salsa mediterránea, que pocos estudiantes de hostelería en España sería capaces de imitar.
Es cierto que el gran pueblo come bastante mal, de hecho la obesidad es un problema nacional contra el que se están tomando contundentes (las compañías aseguradoras no te aceptan si tienes obesidad mórbida y te conviertes en un maldito, en un ciudadano de segunda, en un paria sin derecho a la atención sanitaria), pero como son tan radicales, a las hamburguesas, pizzas y brownies, se oponen las niñas ligth, filófagas, veganas y demás excentricidades vegetarianas que se alimentan de hojas y complementos para estar cómo sílfides.
Lo cierto es que en EE.UU. se puede comer muy bien, y no solo en esos tres estrellas que hacen espectáculos circenses para que sus millonarios clientes árabes, japoneses o tejanos aplaudan como lerdos infantes, si no en restaurantes más o menos populares, porque una buena hamburguesa de buey tostada sobre unas brasas de roble, pueden ser un bocado exquisito. Ni que decir tiene que no vamos a citar ni a vuela pluma esas porquerías de Fast-food, franquicias, puestos callejeros ni de otras atrocidades por todos conocidas y que nada tienen que ver con la gastronomía.
Hay que partir de la base de que EE.UU. es un crisol donde se han mezclado mil razas y mil cocinas, desde aquella chino americana que inventaran los pobres chinos que trabajaron en el gran ferrocarril, hasta los burritos que se colaban por el sur de la frontera o los miles de italianos que colonizaron las ciudades a principios del siglo XX, pasando las de los primeros pobladores que venían de Holanda, Polonia, Escocia, etc.
No vamos a describir aquí las diferentes cocinas que se pueden encontrar en los cincuenta estados, porque habría material para un libro, o más, simplemente, como estamos buscando platos muy populares para estudiar qué vinos son los más apropiados para disfrutar de ellos, pues hemos hecho esta pequeña selección de lo que solemos encontrar en la superficie de su planeta gastronómico.

 Estas son las recetas que hemos seleccionado 

 

Escrito por el (actualizado: 01/02/2015)