boton pinteres
Imprime ContenidoEnviar a un Amigo
 

${estadoCorreo}

 

Cocina étnica y de fusión

 

Es fascinante, los demiurgos de la Nueva Cocina han descubierto un campo ilimitado de trabajo que consiste en combinar cocinas tan personales como la japonesa con la mediterránea, para así crear un apasionante e irresistible nuevo concepto de gastronomía.

Claro que eso lleva haciéndose varios siglos, quinientos años, más o menos, desde la época de los descubridores, y pongo por ejemplo las Tempuras, esas famosas frituras japonesas, que en realidad son de origen español, ya que fueron llevadas a Extremo Oriente por los misioneros franciscanos que hacían sus ayunos de carne durante las Témporas a base de pescados y verduras rebozadas, de ahí la etimología de Tempura (hay quién dice que fueron los jesuitas portugueses, pero yo creo que es por joder, porque a estos los echaron a patatas en 1587, mientras que el mismo emperador que los largó, Hideyoshi Toyotomi, seis años después, admiró la inteligencia y misericordia del santo Fray Pedro Bautista, quién a su vez, en carta dirigida al embajador español en Filipinas, decía: « Son gente moderada en el comer y en el beber...», o sea que congeniaron, hasta que lo crucificaron, claro, por pasarse, como siempre).

¿Y qué me dicen del gazpacho? Porque estar está documentado desde el siglo XIII, pero sin tomates ni pimientos ¿Se lo imaginan así hoy día? (si quieren ver más ejemplos de la Cocina Fusión de los siglos XVI y XVII, les recomiendo que echen un vistazo al artículo Gastronomía Vº Centenario,  que tiene miga).

En esta sección hay un montón de recetas perfectamente combinables, por ejemplo un Bonito en mole  absolutamente mejicano, con guarnición de Späzli, una pasta más alemana que  Nietzsche y de entrada un Mezé sefardí, para dar por saco a los hitlerianos, pero no se pasen de extravagancias, que para hacer el indio, ya están los cocineritos de papel couché.

Escrito por el (actualizado: 29/10/2013)