boton pinteres
Imprime ContenidoEnviar a un Amigo
 

${estadoCorreo}

 

Revuelto de gambas al ajillo

Revuelto de gambas al ajillo'
 
Revuelto de gambas al ajillo'
Revuelto de gambas al ajillo'

Diciembre 2009

INGREDIENTES (4 personas) 

1/2 kilo de gamba blanca
8 huevos
4 dientes de ajo
1 guindilla
Aceite, vinagre, perejil y sa

En realidad esta receta deberíamos haberla puesto como variante de las gambas al ajillo porque no tiene más misterio que hacer estas según describimos en su receta (ver pinchando aquí) y añadirle los huevos ligeramente batidos, o incluso enteros, que es como yo los hago.

Se lleva de nuevo la cazuelita al calor y se cuajan lo justo para que no quede nda de clara cruda.

En realidad esta receta debe hacerse en sartén y no en cazuela de cerámica porque se controla mejor la cantidad de calor y es importante que los huevos no se cuajen demasiado porque quedaría como argamasa y lo rico es que esté jugoso.

También se puede envolver y hacer una tortilla, plato que fue casi obligado en todas las cartas de los restaurantes españoles de los años sesenta, pero es que a mi se me da fatal lo del tortilleo.
Años más tarde, cuando se empezaron a vender en Madrid los espárragos verdes, falsamente llamados trigueros porque son cultivados como el resto, hicieron un mix que no era más que añadir un puñadito de estos ya cocidos, junto a los huevos batidos.

Si quieren probar esta receta con éxito, frían los espárragos en crudo (echen un vistazo a Espárragos fritos, verán la historia y como se hacen ), preparen las gambas al ajillo, añádanlos y por fin los huevos. Verán qué diferencia, pero así no es como los hacían en el restaurante de mi madre, aunque  ella sí, pero en la finca y con trigueros de verdad que nos recogía el guarda de las esparragueras salvajes, y eso sí que era una gozada.

En esta receta, como no tenía espárragos verdes ni ajetes, pues puse una piparritas, que no estaban mal, pero me reventaron la foto porque transmitieron es espantoso color verde que no he sido capaz de corregir ni con dos horas de  Photoshop (Dejo este comentario porque forma parte de la receta, pero en realidad las fotos que ven fueron incorporadas en abril 2014 porque aquellas de las piparras tenían un aspecto penoso).

 Lo que mejor acompaña las gambas al ajillo es una buena cerveza helada. En su defecto y si queremos mostrarnos más finos, podemos substituirla por un cava muy seco, por ejemplo el Huguet, pero no se hagan ilusiones, las gambas al ajillo no son plato muy romántico, porque lo más rico es mojar pan en los ajitos y eso canta soleares toda la noche.

Pueden ver toda la colección de recetas de mi restaurante, el Horno de Santa Teresa, pinchando en La Cocina de mi madre

 Si le interesa leer más sobre este tema, pínche en el icono Buscador (ángulo superior derecho de su pantalla) y escriba la palabra objeto de estudio.

Escrito por el (actualizado: 07/04/2014)